CPAP con humidificador

¿Cuál es la gran preocupación sobre el uso de un humidificador CPAP? ¿Por qué quieres añadir otra pieza de equipo además de la máquina de CPAP y la máscara? Es algo más que tienes que comprar, llenar cada noche con agua, limpiar o añadir a tu bolsa de CPAP cuando vas de viaje; así que, ¿por qué molestarse?

CPAP con humidificador

Considera las siguientes estadísticas: Según Fisher & Paykel Healthcare, líder en tecnología de los humidificador de CPAP, los pacientes mayores de 60 años tienen cinco veces más probabilidades de requerir humidificación térmica, mientras que los usuarios de CPAP toman dos o más medicamentos, son seis veces más propensos a necesitarlos. Los usuarios de CPAP con enfermedad crónica de la mucosa o que han tenido uvulopalatofaringoplastia (UPFP), una cirugía para la apnea obstructiva del sueño también son cuatro veces más propensos a necesitar humidificación térmica. Mientras tanto, los pacientes que prefieren dormir en una habitación fría son más propensos a experimentar la condensación.

Además, considera la lista de las quejas más comunes de los usuarios de CPAP que te ofrecemos abajo. ¿Alguna de estas quejas te suena familiar?

  • CPAP me hace estornudar.
  • CPAP hace que mi boca se seque.
  • CPAP nasal me roza en mis fosas nasales, quemándomelas e interrumpiendo así mi sueño.
  • CPAP hace que mi nariz moquee.
  • CPAP hace que mi nariz se tape, así que no puedo respirar.
  • Me despierto con mucosidad en la boca y la garganta.
  • Me gotea agua en mi mascarilla por la noche.
  • Mi cámara de agua del humidificador está vacía mucho antes de que sea la hora de despertar.
  • En mi cámara de agua se acumula un residuo que parece moho y es difícil de limpiar.
  • Mi humidificador hace ruidos de gorgoteo y me escupe agua.

Todas estas quejas con frecuencia pueden ser fáciles de resolver con el uso adecuado de un humidificador CPAP climatizado. Aquí está lo que necesitas saber:

Por razones de simplicidad, piensa en tu CPAP como un ventilador en una caja. Cuando lo enciendes, la máquina coge el aire de tu entorno de sueño. El ventilador se acelera hasta que el aire se entrega al usuario mediante el tubo conectado a la máscara, forzando una ráfaga a alta presión (al nivel de presión CPAP) directamente en las fosas nasales y la boca si se usa una máscara de cara completa. Recuerda que la temperatura de tu habitación es la misma temperatura de ese aire suministrado.

La mayoría de nosotros preferimos dormir en un lugar fresco y además los expertos del sueño dicen que deberíamos hacerlo. Además, probablemente habrás notado que cuando se enciende la calefacción durante el invierno provoca un efecto de secado. A modo de ejemplo, en invierno, cuando el termostato de tu hogar está a 15 grados C, significa que tus fosas nasales reciben un viento huracanado muy frío y seco. En los meses de verano, normalmente las habitaciones se mantienen frescas por los aires acondicionados y los ventiladores de techo, así que en tus fosas nasales todavía puedes recibir aire frío. Los humidificadores ayudan, pero en realidad tienen poco impacto en el uso de CPAP. No importa cuál sea la temporada, para la comodidad de CPAP, puedes requerir la adición de humidificación térmico cada noche.

La CPAP no funciona bien si no podemos respirar por la nariz (o la boca, si utilizamos una máscara de cara completa). La fosa nasal es altamente vascular y forrado con cornetes nasales. Cuando tienes un resfriado o una alergia, los cornetes se hinchan y causan congestión nasal o, se experimenta la temida nariz tapada. Cuando la mucosa nasal está seca, puede desencadenar un estornudo, que es la manera que tiene nuestro cuerpo de devolver la humedad. La sequedad en la boca o en una vía aérea pueden desencadenar la producción natural de las secreciones, como el moco. Esto explica por qué algunos de nosotros despiertan con mucosidad en la boca y la garganta. También explica por qué algunos de nosotros experimentamos una nariz que moquea por el uso de CPAP, a pesar de no tener un problema de resfriado o alergias comunes. Cuando mantenemos la nariz y la boca húmedas de forma adecuada, todo funciona muy bien y se consigue el éxito con la CPAP.

Los humidificadores CPAP varían de una marca a otra, así que asegúrate de saber cómo funciona el tuyo. Sé proactivo si tienes dudas o preguntas: Llama o visita a tu proveedor de CPAP para conocer los detalles específicos de tu unidad. Recuerda que es la humedad cálida la que realmente necesitamos, no necesariamente muy alta. Nuestra mejor sugerencia para encontrar la configuración óptima del calor es comenzar en el nivel de temperatura más bajo y subir progresivamente sólo cuando sea necesario para dar cabida a la temperatura de tu dormitorio en una noche cualquiera. Tu nivel de calor ambiará de estación a estación.

Cuanto mayor sea nuestra presión CPAP y más alta sea la temperatura de nuestro humidificador, más cantidad de agua utilizará la máquina en su funcionamiento. Esto explica por qué algunos pueden quedarse sin agua antes de la mañana. Si requieres altas presiones de CPAP y tea queda sin agua demasiado pronto, considera bajar el nivel de calor. Pregunta a tu proveedor de CPAP sobre la disponibilidad de cámaras con una mayor capacidad de agua. Cuando ajustamos una temperatura demasiado alta, se produce un exceso de condensación en el tubo que puede gotear de nuevo a nuestras máscaras. También puede causar "precipitación", lo que explica la niebla húmeda en la cara y en toda el área de la máscara. Si esto te está ocurriendo, baja la temperatura una muesca o dos. Usa una cubierta tubos CPAP para ayudar a aislar la manguera y reducir el exceso de condensación. Ten cuidado de no llenar demasiado la cámara de agua, porque va a causar un ruido de gorgoteo y te salpicará agua; piensa en ella como lo harías en una olla hirviendo sobre el fogón.

Humidificador para CPAP

Todos los fabricantes sugieren que se utilice agua destilada. Tiene que ver con la calidad del agua. Está bien utilizar el agua del grifo de vez en cuando; esto no te hará daño. Pero para promover la longevidad de tu cámara de agua, utiliza agua destilada. También se recomienda que se vacíe el agua sobrante en la cámara cada mañana. Esto ayuda a asegurar que las bacterias no crecen en el depósito. Si hubieran bacterias podría aparecer como un residuo blanco o rosa. Vacía y enjuaga la cámara cada mañana y deja que se seque al aire. Limpia la cámara con una mezcla de jabón y agua, utiliza un jabón líquido suave. Al menos una vez cada semana, limpia la cámara con una solución de agua con vinagre y déjala en remojo, luego enjuaga con agua limpia y deja secar al aire. Esta rutina eliminará cualquier residuo y desinfectará la cámara de agua. Nunca utilices cloro, jabones antibacterianos u otros productos químicos agresivos en tu cámara de agua. Por favor, no te arriesgues a ingerir nada perjudicial en tus pulmones.

Más humedad significa más comodidad. La humidificación térmica nocturna es una de las herramientas más eficaces para completar tu terapia y hacer que la experiencia con CPAP sea todo un éxito.