Contraindicaciones de CPAP

CPAP significa Presión Positiva Continua, también conocida como ventilación no invasiva. CPAP es utilizado por los hospitales y servicios médicos de emergencia para ayudar a los pacientes a respirar. Los pacientes llevan una mascarilla especial que envía el aire por la nariz y por la tráquea. Esta corriente de aire crea una presión positiva, manteniendo abiertas las vías respiratorias. Sin embargo, el uso de CPAP no se aconseja en algunas emergencias.

Contraindicaciones de CPAP

Neumotórax o traumatismo torácico penetrante

El libro "Cuidados Críticos Generales", señala que el aire a alta presión de la ventilación CPAP puede hacer que un paciente con una lesión en el pecho por perforación desarrolle un colapsado pulmonar o neumotórax. Un colapso pulmonar existente podría derivar en un neumotórax por tensión, una condición que amenaza la vida del paciente, ya que el aire a presión entra en el espacio alrededor de los pulmones, comprimiendo los pulmones y el corazón.

Incapacidad para proteger las vías respiratorias

Un artículo de 2008 publicado en "Diario Internacional de la EPOC", señala que los pacientes que utilizan CPAP estén alertas y sean capaces de proteger las vías respiratorias al toser mucosidad y tener un reflejo nauseoso activo, así como deben ser capaces de controlar la respiración, tanto la respiración profunda o más lenta si así lo necesitan. Un paciente con ictus, o alguien que esté inconsciente o tenga una condición cardiaca inestable, puede no ser capaz de hacerlo.

Cirugía del estómago o sangrado intestinal

Un artículo de 2006 publicado en el "Diario de Servicios Médicos de Emergencia", advierte sobre el uso de CPAP si el paciente tiene antecedentes de sangrado intestinal superior o cirugía de estómago. El aire a presión puede ser forzado en el estómago, haciendo que el estómago se infle. Esta hinchazón del estómago puede desgarrar el tejido de cicatrización o provocar el vómito en la máscara CPAP.

Incapacidad para eliminar la mucosidad

Un artículo en el "Diario de Servicios Médicos de Emergencia" también señala que los pacientes con altas cantidades de moco pulmonar o que son sospechosos de tener neumonía, una infección pulmonar, no deben recibir tratamiento con CPAP. La presión del aire puede empujar el moco más profundamente en los pulmones, propagar la infección y hacer una succión profunda complicada.

Presión arterial baja, contribuyendo a la pérdida de sangre

El libro "Cuidados Críticos Generales" señala que la presión arterial de un paciente podría caer drásticamente debido a los efectos de la CPAP sobre el corazón y los vasos sanguíneos. Los pacientes con presión arterial ya baja causada por la pérdida de sangre pueden entrar en shock si se utiliza la CPAP. El shock es una condición potencialmente mortal causada por la presión arterial muy baja.