Oxigenoterapia por CPAP

La terapia de oxígeno se utiliza a veces para tratar la apnea del sueño, especialmente cuando la preocupación por el trastorno se plantea por primera vez. Sin embargo, en algunos entornos, el uso de oxígeno en realidad puede hacer más daño que bien.

Oxigenoterapia por CPAP

El uso de oxígeno en la apnea del sueño

Los especialistas del sueño a menudo se encuentran con pacientes que son enviados a un estudio del sueño para diagnosticar y tratar la posible apnea del sueño. Los médicos de referencia, a partir de un interés para proteger a sus pacientes, a menudo recetan oxígeno suplementario con la finalidad de utilizarlo durante la noche. Esto se entrega a través de un tubo de plástico llamado cánula nasal, típicamente a una velocidad de varios litros por minuto. ¿Es este tu caso?

La teoría es así: Los niveles de oxígeno en la sangre caen durante la noche (es decir, hay hipoxemia), debido a las pausas repetidas de la respiración (conocida como apnea), así que vamos a dar oxígeno suplementario para que las cosas vuelvan a la normalidad. Por desgracia, aunque los datos de oxígeno pueden normalizarse, otros cambios causados por la apnea no.

¿Por qué el oxígeno no funciona?

El uso de oxígeno suplementario en las personas con apnea del sueño y la función respiratoria normal tienen resultados mixtos. El nivel de oxígeno medido en realidad puede mejorar. Sin embargo, el efecto sobre el índice de apnea-hipopnea (IAH) y la duración de los eventos de apnea son insignificantes. La somnolencia diurna excesiva, una queja importante entre los paciente con apnea del sueño, no mejora. Además, los niveles de dióxido de carbono durante el día pueden aumentar cuando el oxígeno se utiliza durante la noche. Por último, no mejora los niveles de dióxido de carbono excesivos que pueden acumularse durante el sueño.

El peligro del uso del oxígeno en la apnea del sueño y la EPOC

Hay situaciones en las que el uso de oxígeno para el tratamiento de la apnea del sueño puede ser realmente peligroso. Cuando se produce solamente la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), tal como el enfisema, se ha demostrado que el oxígeno es beneficioso. Sin embargo, cuando ocurre con la apnea obstructiva del sueño, el panorama es diferente.

En este llamado "síndrome de superposición", el uso nocturno de oxígeno no alivia la obstrucción de las vías respiratorias, así que puede causar un empeoramiento en la respiración durante la noche. Esto puede resultar en quejas tales como dolor de cabeza por la mañana o confusión. Por lo tanto, es importante que la presión respiratoria positiva continua (CPAP) se utilice para tratar la obstrucción, con oxígeno suplementario según sea necesario para conferir los otros beneficios.

Por lo tanto, es importante que las personas con EPOC se somentan a un estudio del sueño si hay sospecha de apnea del sueño. Y claramente, el oxígeno por sí solo no es un tratamiento adecuado para aquellos con sospecha de apnea del sueño.

CPAP con oxígeno suplementario

Los usuarios de CPAP a los que también se les receta oxígeno suplementario pueden encontrar un desafío único en el cumplimiento tanto de la CPAP y la terapia de oxígeno suplementario. El oxígeno suplementario puede ser necesario si el paciente sufre de la enfermedad pulmonar o si se determina a través de estudios del sueño que el paciente tiene niveles subóptimos de oxígeno durante el sueño.

Los pacientes que sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pueden requerir el uso de oxígeno suplementario durante todo el día y la noche. El oxígeno se suministra a través de una cánula nasal o con una mascarilla de oxígeno. El oxígeno puede ser almacenado en cilindros de gas o el oxígeno puede venir de un concentrador de oxígeno alimentado, lo que crea oxígeno para uso continuo.

Los pacientes que requieren tratamiento con CPAP para la apnea obstructiva del sueño, pero también requieren oxígeno suplementario no pueden usar tanto una mascarilla CPAP, como una máscara de oxígeno o cánula nasal. Sin embargo, hay soluciones para estos requisitos.

Oxigenoterapia con CPAP

Con el fin de incorporar oxígeno en tu terapia de CPAP, hay algunas fuentes que necesitarás: máscara de CPAP y la máquina, concentrador de oxígeno, tubos CPAP y tubos de oxígeno. Pero al igual que con tu máscara CPAP, hay varias opciones disponibles para ti cuando se añade oxígeno a tu rutina nocturna.

Opción 1: Conecta el tubo de oxígeno directamente a tu máscara CPAP. Muchos estilos de máscara CPAP vienen equipados con un puerto de oxígeno incorporado. Este puerto está cubierto, por lo que todo lo que tienes que hacer es quitar el tapón, colocar el tubo de oxígeno y utilizar la mascarilla CPAP como de costumbre.

Opción 2: Algunos estilos de máscara CPAP no tienen un puerto de oxígeno; en este caso, tendrás que obtener un dispositivo adjunto de enriquecimiento de oxígeno para tu conexión a la tubería. Esto adjuntará a la parte de salida de aire en la máquina CPAP primero y luego adjuntarás los tubos CPAP regulares. Los resultados finales serán un tubo ligeramente más largo, por el cuál, el oxígeno será obligado a entrar directamente en la máscara.

CPAP oxígeno

Seguridad ante todo

Es importante poner siempre primero la seguridad al usar cualquier dispositivo mecánico durante el sueño. El oxígeno, en particular, necesita un poco de consideración especial.

  • Evita las llamas. El oxígeno es altamente inflamable, todo lo que necesita para arder es una pequeña chispa. Obviamente, tener un cigarrillo junto al oxígeno es una mala idea. No lo hagas.
  • Primero enciende la máquina CPAP. Sólo como precaución adicional, debes encender siempre tu máquina de CPAP y luego encender el oxígeno. Esto puede evitar que una chispa repentina en la CPAP incendie el oxígeno.
  • Válvula de aire sólo de ida. Mediante una válvula de aire unidireccional aseguras que el oxígeno no pueda fluir de nuevo en la máquina CPAP. Esto se llama una válvula de presión de CPAP y es muy recomendable cuando se añade oxígeno a la terapia CPAP.

Esta combinación de CPAP más oxígeno puede ser un instrumento para ayudar a tu cuerpo a obtener el descanso necesario para la salud y el bienestar óptimo. Si en cualquier momento durante el tratamiento con CPAP sientes que las cosas son incómodas, habla con tu médico, y juntos podréis decidir qué opciones están disponibles para ti.